James Dalton Highway en Alaska

Construida en la parte más septentrional de Alaska, la James Dalton Highway parte de Fairbanks con destino final en la ciudad de Deadhorse: esta “autopista de hielo” corre paralela al oleoducto con una cabalística longitud de 666 kilómetros. La mayor parte del año esta carretera transcurre sobre el mar helado y es transitada mayoritariamente por camiones de gran tonelaje, lo cual magnifica la peligrosidad del trayecto.


Cada año el hielo literalmente se traga algunos de estos camiones. Es quizá el único camino del mundo donde los choferes son obligados a conducir SIN cinturón de seguridad, pues, en caso de caer en el hielo, deberán ser capaces de salir de la cabina del camión de inmediato para evitar el congelamiento de las extremidades.

Asimismo, debido a que en su mayor parte está construida con grava suelta, ésta se convierte bajo las ruedas de los camiones en un campo de tiro cuando éstos aplastan las piedras que se disparan en todas direcciones. Una avería en el vehículo en pleno invierno puede ser mortal, pues en todo el trayecto solo hay dos pueblos, de 13 y 22 habitantes.